En el backstage de Pasarela Adlib.

Y aquí me tenéis, compartiendo con vosotros nuevas experiencias. Como ya os adelanté en el post anterior, hoy “nos colamos” en el backstage de la Pasarela Adlib para conocer un poco más sobre esta edición. Debo confesar que disfruto detrás de este escenario igual o más que frente a él. No es la primera vez que tengo la suerte de poder compartir estos momentos con parte de los protagonistas de esta gran “fiesta de la moda”. A pesar del estrés, los nervios, los cambios de vestuario, los retoques, las prisas y el carrusel previo a la pasarela, se nota la profesionalidad y el amor que todos le dedican al gran evento.

Si os acordáis, el pasado año estrené mi sección del Periódico de Ibiza (Mon Ibiza) acompañando al tándem que formaban Elisa Pomar y Tony Bonet. En esta ocasión, pude seguir de cerca los pasos de Charo Ruiz y todo su equipo. Con mucho amor y el estrés que conllevan los rápidos y apresurados cambios, no faltó detalle para que las modelos lucieran con estilo la próxima colección. Y allí estaba yo, con cámara en mano “disparando” a lo paparazzi para captar estos momentos.

Pero, esto no acaba aquí… Detrás de la pasarela me llevé una gran sorpresa, la de “toparme” con el gran fotógrafo Andrés Iglesias. Siempre he pensado que tiene un don especial para la fotografía. Ya os hablé de él hace unos meses cuando plasmó en imagen momentos inolvidables de mi embarazo. (Podéis ver esta sesión haciendo click aquí). Pero hoy, comparto con vosotros sus disparos entre bambalinas. Unas fotos que muestran su gran trabajo y el que existe tras la pasarela.

Una vez las modelos pisan la pasarela, todo el protagonismo se enfoca en ellas,  los diseñadores y en lo mejor de sus próximas colecciones. Pero hoy os muestro con más detalle los diferentes estilos que presentó Charo Ruiz en esta edición. (Aquí os dejo más información sobre ellos).

Por un lado, Trinity, una muestra que ha nacido de la propia ruta vital de la diseñadora. Una manifestación clara del proceso de aprendizaje constante de su carrera. Una apuesta por el minimalismo tomando el guipur como punto de partida.

Como homenaje a la Ibiza más experimental, surge la colección Trip, una oda a la libertad y a la búsqueda de nuevas sensaciones. Una psicodelia ordenada. Una apuesta completamente novedosa de la firma que comulga con su filosofía: la feminidad siempre es la respuesta.

Con Manila, Charo Ruiz recupera sus raíces regresando a su Andalucía natal. ¿El resultado? Flores desordenadas sobre tul negro dispuestas a impactar y seducir.

Y, por supuesto, no podía faltar su colección de clásicos que se suman a nuevas parendas basadas en la alianza perfecta entre el voile de algodón y las puntillas.

(Fotos: Gregorie Avenel)

 

Para despedirme por hoy, os muestro mi «modelito» para la Pasarela Adlib. Aposté por un look total black (minifalda y camisa) de Charo Ruiz y los increíbles complementos de Elisa Pomar. Una combinación perfecta para cualquier ocasión. No olvidéis visitar sus tiendas ubicadas en el centro de Ibiza, auténticos museos donde cada una de sus piezas se convierten en arte. Gracias a Chus de Mac Ibiza por su maquillaje express.

Desde aquí, dar mi más sincera enhorabuena a todo el equipo de profesionales que hace posible que Ibiza cruce fronteras con la moda gracias a esta Pasarela. Gracias a Montse Monsalve y a todo el equipo de Imam Comunicación por su constante atención y sobre todo, por su gran trabajo. Gracias a Charo Ruiz y a todo su equipo, en especial a Alberto Amador, que siempre me mima con todo su amor. A Elisa Pomar y sus preciosos diseños. Todos formáis parte de mis pasos.

 

 

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *