Loving Can Lluc, Ibiza

Empiezo la semana con un post muy especial. Hoy estreno un nuevo proyecto, mi canal de Youtube. Un espacio en el que compartiré con vosotros nuevos “viajes” donde podremos descubrir y redescubrir rincones únicos de Ibiza y de otros lugares.

Y, para estrenar el canal, qué mejor que viajar al corazón de la Ibiza más rural para desconectar del mundo, despertar nuestros sentidos y sentir la calma de la isla. ¿Sabéis dónde os llevo? (No os perdáis este vídeo)

Sí, hoy conocemos un hotel-boutique que me ha dejado completamente enamorada. Este vídeo es tan sólo un pequeño resumen de lo que ofrece el Hotel Rural Can Lluc. Este mágico lugar se encuentra alejado del mundanal ruido pero lo suficientemente cerca (de todo) para poder disfrutar de los privilegios de la isla. En familia, en pareja o con amigos, es el lugar ideal para que se convierta en la nueva base de la isla.

Ubicado entre los pueblos de Sant Rafel i Santa Agnés, encontramos un pequeño desvío que nos lleva a conocer el encanto de la naturaleza local y la paz de la isla. En este hotel donde reina una arquitectura tradicional que se combina con construcción moderna para crear así un escenario tan especial que atrapa a todo aquel que cruza sus puertas. Rodeado de frondosos bosques de pinos y un paisaje exuberante, la serenidad se respira en cada uno de sus rincones.

En este hotel boutique podrás sentirte como en casa. Sus propietarios, el matrimonio compuesto por Lucas y Tina y todo el equipo que forma parte de esta gran familia, cuidarán hasta el más mínimo detalle para que tu estancia sea única.

Desayunos con encanto, leer bajo el absoluto silencio, bañarte en su piscina con vistas a la infinita naturaleza, pasear entre sus viñedos, un masaje relajante, saborear la auténtica gastronomía local en su restaurante Olea, desconectar por un momento en su jacuzzi, caminatas entre pinos, balancearte en sus hamacas, presenciar una puesta de sol única…. Son algunos de los planes que te esperan en Can Lluc.

Pero, un detalle que me ha cautivado, es escuchar única y exclusivamente el canto de los pájaros. ¿Sabéis que sensación tan alucinante? Apreciar este privilegio es uno de los momentos más extraordinarios que he vivido en Can Lluc. No tengo palabras para poder describir y transmitir la paz y el encanto que derrocha este hotel.

Desde aquí, dar las gracias a todo el equipo por el excelente trato recibido.

Desde estas líneas os invito a visitantes y locales, a que conozcáis y compartáis mi nuevo descubrimiento. Y, sobre todo, no dejéis de compartir los rincones que esconde Ibiza.

Os espero en mi cuenta de Instagram (@monicaflaquer) para seguir descubriendo la isla juntos.

No olvidéis suscribiros a mi nuevo canal de Youtube para conocer mis próximas recomendaciones y publicaciones.

Muchas gracias al equipo de Imam Comunicación y, en especial a Iris, por estas preciosas fotos.

Gracias también a tienda Maite, Tony Bonet, Charo Ruiz y Espardenyes Torres por dejar que luzca sus prendas.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *